Ficha de Sedryn Athrem

Delta Rol :: Rol :: Fichas

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ficha de Sedryn Athrem

Mensaje por Sedryn Athrem el Miér Dic 16, 2015 1:38 am

-Nombre: Sedryn Athrem
-Lugar de Origen: Paraje de Ivar en la Comarca de Bjnol, Naramor.
-Raza: Elfo Oscuro
-Edad: 230 años
-Empleo o Profesión: Ladrón y Asesino.
-Apariencia: Fornido para la contextura de un Elfo Oscuro, ojos rojos, barba larga, 1,85 m de estatura, cabello negro en cola de caballo.

-Trasfondo:

Un Elfo Oscuro nacido y criado en el Paraje de Ivar en la Comarca de Bjnol. Su padre fue un minero y su madre ama de casa, nunca gozaron de una gran riqueza pero tampoco eran pobres; lo que ganaba Ludryl(su padre) en las minas de ébano era suficiente para vivir de manera cómoda. Vida que tuvieron que dejar atrás luego de la erupción del Volcán de Nelecar, lo que obligó a sus padres a emigrar de las áridas tierras de la Ciénaga y llegar a hasta la fría y rústica Naramor.

Se asentaron en el Paraje de Ivar, un pequeño pueblo en la Comarca de Bjnol muy próximo a la Ciudad de Strüll, llamada así luego de ser fundada por el mismísimo Strül luego de expulsar a los "Nativos" de esta región, ciudad capital de la comarca.

Ludryl, el padre de Sedryn, empezó a trabajar como leñador y su madre Linsayiah como tabernera en la taberna "El Gigante Borracho". Como era de esperar las ganancias de ambos eran bastante pobres y el nacimiento de Sedryn no hizo más que empeorar la situación por lo que su madre decidió tomar un trabajo como servidumbre en el Palacio de los Vencedores en la Ciudad de Strüll, si bien el trabajo era bastante fuerte lograba generar una cantidad de dinero mayor y así poder sustentar, junto a Ludryl, la familia.

Sedryn desde pequeño le había encantado el combate con espadas, siempre que llegaban las caravanas de los soldados de la Guardia de la Ciudad de Strüll en busca de reclutas, él siempre se quedaba viéndolos y esperaba el día cuando en el que pudiera unirseles, incluso hasta imaginaba algún día ser miembro de los Pretorianos los guardaespaldas del Jarl Caius.

Sueño que tal vez nunca se cumpliría ya que, aunque en Paraje de Ivar apenas se notaba debido a que la mayoría de los habitantes del pueblo eran extranjeros, los nórdicos de Naramor siempre han sido racistas y la presencia de los Elfos en la Ciudad no era deseada razón por la cual la mayoría optaba por quedarse en Paraje.

A pesar de todo esto, Sedryn seguía entrenando y si nunca iba a ser aceptado en la Guardia pues se convertiría en mercenario o iría incluso hasta la Ciénaga y se uniría a alguna de las Casas de Dominio de allí, o al menos lo que quedaba de alguna de ellas luego de la catástrofe del Volcán de Nelecar.

Entra tanto, la época que se vivía en Naramor no era la más próspera, el conflicto entre la Comarca de Bjnol y la Comarca Blanca no hacía más que incrementarse día a día y los rumores de una posible guerra entre comarcas eran cada vez más creíbles. Esto obligó a Caius a aumentar los impuestos que por Ley cada pueblo perteneciente a la región debían de pagar a la corona para así poder invertir más en fuerzas militares y prepararse para la batalla.

Las cosas en casa de Sedryn no podrían haber ido peor, el dinero que podían reunir no alcanzaba y si no pagaban los impuestos irían directo al calabozo así que sin otra opción Sedryn empezó a robar. No era un gran ladrón, pero al menos era sigiloso y sabía manejar la espada por si lo sorprendían robando y tuviese que pelear para poder escapar aunque esperaba nunca tener utilizarla.

Perpetraba robos menores, nunca había robado algo muy valioso ni a nadie poderoso pero a medida que Sedryn ultrajaba las cerraduras de las casas, que llenaba sus bolsillos con algunos Piricos, su avaricia crecía.

No era un elfo muy religioso, no le rendía culto a Nelecar ni a ningún otro Divino del Panteón Élfico, sin embargo, existía uno que le llamaba la atención. Se suponía que no era un Dios Benevolente y su presencia en el Panteón se debía a que los Elfos los veían como el Dios que los tentaba, el que los ponía a prueba para demostrar su amor por Nelecar. Ese Dios era Lumina, Princesa de las Mentiras.

Siempre ha habido la creencia de que los Ladrones y asesinos de la Ciénaga le han rendido culto a esta Diosa para que los proteja. Lo que no sabía Sedryn es que Lumina si bien ayudaba a los que querían hacer el mal, su ayuda era un poco extraña y normalmente vista como una maldición más que como ayuda.

Un día a Paraje de Ivar llegó un hombre con porte de nobleza, era extraño que alguien así se pasara por Paraje de Ivar, normalmente algún caballero del Comarca o algún comerciante pasaban la noche en la Taberna en debido a algún viaje que pendiente pero nunca alguien que al menos aparentase ser adinerado. Esto no hizo más que llamar la atención de Sedryn, podía ser su primer gran robo. En su interior sentía miedo y emoción, no quería ser sorprendido robando pero al mismo tiempo la posibilidad de ganar bastante de dinero era algo que lo motivaba.

Ya de noche, Sedryn logró escabullirse y entró en la habitación del hombre, empezó a revisar lo que traía en el equipaje pero no encontró nada de valor, siguió buscando pero esta vez con más con más cuidado, tal vez dejó pasar alguna perla o algún brazalete de oro pero seguía sin encontrar nada.

Ya cuando se iba a rendir en su búsqueda de algo que robar fue sorprendido por el hombre, con miedo Sedryn sacó su espada y amenazó a aquel hombre; no quería matarlo pero tampoco quería que lo encarcelaran. El nerviosismo del elfo no hizo si no crecer cuando se dio cuenta de que el hombre en vez de estartemeroso o enojado u ambos, estaba sonrriendo de oreja a oreja. Ese hombre resultaba ser la mismísima Lumina, la Princesa de la Mentira.

Sedryn le suplicó que le ayudara como antes lo había hecho con otros ladrones, que le otorgara la habilidad para llenarse de riquezas y de poder.

Lumina al escuchar las súplicas del pobre elfo exclamó:"Haz pasado mi prueba, te daré mi bendición.

Te otorgaré el poder de la enfermedad., podrás padecer cualquier enfermedad que desees.

Te otorgaré el dón de la compasión, podrás suscitar lástima a cualquiera que te vea.

Y por último el don de la indiferencia, otros ignorarán tu presencia"

Sedryn más allá de estar feliz se sintió maldito. ¿Qué podía hacer con lo que le ha otorgado Lumina? Le replicó ésto a la Diosa y ella le contestó: "Nadie podrá ver tu cuerpo deforme sin resistirse a echarte una moneda. Con el poder de la indiferencia tendrás acceso a todos los secretos del reino y podrás escabullirte a robar y cualquiera que se interponga en tu camino".

Es así como Sedryn decidió dejar Paraje de Ivar y empezó a mendigar de día por las calles de más grandes ciudades de todas las comarcas de Naramor y por las noches a robar las mansiones y castillos más ricos de la región. Siendo uno de los fundadores del Sindicato de Ladrones y de los Iluminados, el culto secreto a Lumina, la Diosa de las Mentiras.

Habilidades:

-Control de Enfermedades: puede padecer cualquier enfermedad que desee y contagiar a quien quiera siempre y cuando esta enfermedad sea visible.
-Bendición de Lumina: logra pasar desapercibido lo que le permite ser bastante más sigiloso.
-Bastante hábil con la espada.
-Su piel de Elfo Oscuro le otorga una resistencia parcial a altas temperaturas.
-Hábil en el manejo de la ganzúa.
-Conocimiento de la Magia de Destrucción e Ilusión.
-Poco conocimiento de la Magia de Restauración.

Inventario:

Ropa raída.
Ropajes de Ladrón.
Navaja.




Sedryn Athrem

Mensajes : 1
Fecha de inscripción : 16/12/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Delta Rol :: Rol :: Fichas

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.